dcsimg
logo

5 Mitos Capilares: ¡Resueltos!


Compartir

Si te coquetea la idea de lavarte el pelo cada tres días (porque si no se te cae) o de plancharlo diariamente para que se vea más sano… ¡Olvídalo! Develamos los nuevos mitos para que tengas un cabello sano y radiante.

 

1. Existe la fórmula mágica, llámese pastilla, suero o aceite que hará crecer tu pelo más rápido y fuerte. Falso. El adelgazamiento del pelo y la caída del cabello está genéticamente predeterminada por nuestras hormonas (a menos que exista un enfermedad o deficiencia nutricional que la provoque) y no existe hasta ahora un shampoo milagroso. Apuesta por fórmulas probadas y avaladas por laboratorios serios y no olvides visitar a un dermatólogo. Solo él, podrá recomendarte suplementos vitamínicos para darle una mejor calidad al pelo y en algunos casos, un tratamiento especializado contra la caída.

 

2. Los productos caros son mejores. Falso. La clave para comprar un buen producto es fijarte en los ingredientes y no en las promesas escritas en su envase. Busca aquellos que tengan más ingredientes naturales y estén libres de sulfatos (una sustancia que lava el pelo pero que al mismo tiempo lo seca) y por supuesto, que sean de una marca confiable.

 

3. Lavarlo diario hace que se caiga. Falso. La limpieza es esencial para la salud de tu pelo (especialmente si es graso). Un shampoo indicado para tu tipo de cabello (no te compliques, puede ser seco, graso o un cuero cabelludo sensible) te ayudará a equilibrar el cuero cabelludo para que se nutra bien y prevenga el desprendimiento que ocurre cuando la grasa satura los poros (en cabelleras grasas). Adicional al shampoo, existen acondicionadores y mascarillas que pueden rescatar tu pelo de todos los problemas que pueda tener: quiebre, sequedad, falta de brillo, etc. y que se aplican de medios a puntas. ¡Nunca en las raíces!

 

4. Usar menos herramientas de calor lo repara. Verdadero. Quitar de tu rutina dos o tres veces a la semana el uso de secadoras y planchas de alisado permitirá a que tu pelo pueda aprovechar mejor los agentes humectantes o reparadores de los acondicionadores, aceites o mascarillas que uses para esta tarea. Si logras quitar por completo el uso de estas herramientas serás la heroína de todas nosotras. Suena imposible, pero entre menos lo hagas, es mejor. ¡Créenos!

 

5. Los aceites capilares son el producto milagro. Tal vez. Expertos aconsejan ser muy cuidadosas al usar este producto porque en exceso puede provocar que tu pelo se vea apelmazado, grasoso o sin cuerpo. Aplícalos sobre pelo húmedo (después de lavarlo) para potenciar potenciar sus efectos con el uso del aire caliente de la secadora. La mayoría están hechos para activarse con calor, así que aprovéchalo. Nunca los apliques sobre el pelo seco para después plancharlo o rizarlo porque ¡lo puedes freír!



otras notas que te pueden interesar


regresar