dcsimg
logo

¿Ellos también pueden estar en sus días?


Compartir

Ellos tampoco se escapan, los altibajos hormonales pueden cambiar su humor, reacciones y toma de decisiones. ¿Anda insoportable? Hay solución.

 

La testosterona es la madre de todos sus procesos. Los efectos de la testosterona son androgénicos (masculinización, crecimiento y caracteres sexuales secundarios) y anabolizantes que promueven los cambios en los tejidos corporales no reproductivos. Pero no sólo sus funciones sexuales dependen de esta maravillosa hormona –que también interviene en nuestro deseo- esta sustancia básica modula sus estados emocionales; en especial los frenos o liberación de estados de nerviosismo, depresión, agresividad e irritabilidad; sus niveles de energía y otros aspectos cognitivos como la memoria, la conceptualización y el orden de ideas para aterrizarlas. Por ello, un bajón de testosterona los desequilibrará al grado de no comprenderse a sí mismos, caer en crisis y hacerte pensar que se les zafaron los tornillos.

 

Estos son algunos de los signos más frecuentes. Son temporales y se presentan en hombres menores de 40; suelen durar pocos días.

 

  1. Reacciones emocionales exageradas. En especial hacia situaciones o hechos que le son indiferentes por lo regular.
  2. Agresividad o irritabilidad en estallidos y súbito cambio a la ‘normalidad’. Arrepentimiento posterior.
  3. Cansancio, bajo rendimiento físico, desgano.
  4. Poco deseo. De sexo, ni hablamos.
  5. Cambios de humor, llanto ´fácil’, ambivalencia (está y no está, quiere pero no).
  6. Confusión mental. Hartazgo y hostilidad.

 

Reactiva su producción

De entrada, habría que revisar cómo anda su vida y relaciones. Ya que no todo es endocrinología, mucho puede estar en sus emociones. Puede andar arrastrando heridas y conflictos. No confundas. Este fenómeno se caracteriza por exacerbar los estímulos del ambiente, pero sobre todo, no tiene causas obvias.

 

Él tiene que moverse

Aunque aún no contamos con estudios concluyentes sobre ‘esos días’ masculinos, la baja de testosterona estacional se relaciona con hombres sedentarios. Los que hacen ejercicio físico al menos dos veces por semana mantienen niveles de testosterona más constantes. En especial si el ejercicio es intenso aunque no sea prolongado. Ponlo a sudar.

 

Haz trabajar a sus testículos

Cuando él se excita, se da un mecanismo de feedback positivo, o sea sus testículos producen más testosterona. Pareciera una tarea del ‘huevo y la gallina’ porque es probable que muestre poco deseo: su baja testosterona estacional hará que no le den ganas de producir más. No queda más que promover experiencias placenteras para ambos. Llevarlo hacia el contacto erótico –visual y táctil, en especial. Eso sí, busca el momento ideal, tampoco quieras llevártelo al colchón en pleno estado de hostilidad.

 

Dosis diarias de serotonina

La serotonina es un neurotransmisor que nos permite equilibrar las emociones, es un inhibidor de la ira y la irritabilidad. ¿Cómo se la das? Con comida. Te explico, la proteína triptófano es imprescindible para la producción de la serotonina -la encuentras en los lácteos, pescados, carnes magras, huevos, nueces- al combinarse con carbohidratos (panes, papas, legumbres, arroz), se convierten en azúcares en el intestino. Al subir el azúcar en la sangre, producimos insulina y ésta a su vez genera que las neuronas sean receptivas al triptófano y entonces, éste crea serotonina. Todo es un circuito integral y el único modo de lograrlo es comiendo de manera adecuada todos los grupos de alimentos. Revisa qué tan bien come tu hombre y ayúdalo a crear mejores hábitos, eso evitará que caiga en estados de bajón hormonal.

 

*Los cuatro alimentos productores naturales de serotonina más efectivos son el chocolate, los plátanos, la piña y el chile.



otras notas que te pueden interesar


regresar